lunes, 18 de marzo de 2013

El origen de la cerámica es el arte figurativo paleolitico




Cuando pensamos en la invención de la cerámica inmediatamente nuestra mente nos traslada al Neolítico, cuando los grupos de cazadores-recolectores del Paleolítico Superior y del Mesolítico transforman sus sistemas productivos y comienzan a ser productores de su propio alimento. Este importantísimo cambio llevó aparejado otras muchas innovaciones, entre ellas y de forma muy significativa la extensión del uso de la cerámica como recipientes. Esta cerámica será utilizada en muchos casos para almacenar los excedentes producidos. Sin embargo, esto no significa que la tecnología necesaria para la fabricación de cerámica y la propia fabricación fuesen desarrollados durante el Neolítico. De hecho, su origen está en el arte figurativo del Paleolítico superior, concretamente en uno de sus tecnocomplejos iniciales: el Gravetiense, momento en el cual aparecen las primeras figuras fabricadas en barro cocido. Durante muchas décadas la arqueología mantuvo como uno de sus dogmas el origen neolítico de la cerámica. Sin pretender ser estrictos con el registro arqueológico podemos hablar de una cerámica simbólica durante el Paleolítico Superior y una cerámica utilitaria para el Neolítico, aunque veremos ejemplos en los que no es así, pero podemos dar por válida la función simbólica de la cerámica al menos en su origen.

Los últimos descubrimientos: el conjunto de arte figurativo cerámico de Vela Spila (Croacia)

En 2012 se publicó el estudio del primer conjunto de arte paleolítico figurativo epigravetiense que emplea como soporte la cerámica durante el Paleolítico superior final descubierto en el sureste de Europa, localizado en el yacimiento de Vela Spila (Croacia), en la isla de Korcula dentro del archipiélago central dálmata. El registro arqueológico del yacimiento muestra una ocupación continua desde las etapas finales del Paleolítico superior hasta la Edad de Bronce.



Sin duda, es un conjunto singular por el soporte en el cual se expresa el arte paleolítico. Está compuesto por los restos de 36 figuras que presentan diversos estados de conservación, en general bastante precario. Los niveles arqueológicos donde fueron documentadas no presentaban contaminaciones de materiales de estratos superiores procedentes del Neolítico, tampoco se hallaron pruebas de la presencia de agujeros de poste y ni de pozos excavados por lo que su encuadre cronológico epigravetiense no deja lugar a dudas.

El tamaño de los restos recuperados oscila entre 0,9-3 cm. Tenemos que señalar la importante fragmentación del conjunto, la figurilla más completa que se ha conservado correspondiente a la pata y el lomo de un animal interpretado como un caballo o un ciervo. No se conservan indicios de marcas que representasen las diferentes partes del cuerpo como la piel, aunque la pata trasera presenta una perforación circular. Durante la campaña de excavación de 2006 pudo documentarse el útil con que probablemente se realizaron tanto este agujero como otras incisiones, un fragmento de una punta de hueso con un diámetro de 1,1 mm.



Cabe reseñar una segunda pieza que conserva un tamaño mayor que la media del conjunto aunque su estado de conservación no permite la identificación de la figura representada. Es significativa porque presenta decoración con un grupo de incisiones cuyo estudio microscópico observó que las incisiones tenían forma de V. La explicación aportada por los arqueólogos responsables del yacimiento propone que pudieron ser realizadas con buril y de ahí su forma. Este fragmento es bastante posible que se corresponda con los cuartos traseros de la figura anteriormente citada ya que su forma cónica parece sugerir una pata.

Algunas de las piezas tienen presencia de decoración superficial con numerosas incisiones (que forman mallas de puntos) e impresiones. Asimismo, un análisis macroscópico permite reconocer las marcas de modelado y recoger datos técnicos acerca del proceso de elaboración. Se observa una significativa variación de colores en el barro lo que nos indica una cocción poco uniforme pero que tuvo que alcanzar temperaturas bastante importantes para el Paleolítico, entre los 600 y 800 °C. El análisis microscópico confirmó que la técnica empleada fue el modelado de las distintas partes del cuerpo animal por separado, para posteriormente ser unidas durante la cocción.

El contexto arqueológico de estos objetos cerámicos presenta otros objetos de tipo simbólico frecuentes en los yacimientos paleolíticos como conchas perforadas, caninos de ciervo con perforación para ser usados como colgantes (uno de ellos con decoración geométrica), otro colgante elaborado en un hueso indeterminado y dos útiles de hueso que también presentan decoración geométrica.

El conjunto cerámico está dotado en 17.500-15.000 Cal B.P. Los análisis comparativos permiten manejar la hipótesis de un origen local de esta tradición cerámica que perduró durante más de 2500 años, parece ser la primera que se desarrolla después del máximo glaciar. De esta manera, se constituye como la prueba de un nuevo lugar y contexto de desarrollo independiente de la tecnología cerámica con una función simbólica. A pesar de algunas similitudes técnicas no parece estar relacionado con el grupo cerámico más importante del Paleolítico, los yacimientos de Moravia (República checa), por sus diferencias geográficas, cronológicas y culturales.

La cerámica en el contexto arqueológico del Paleolítico superior

Están documentados otros yacimientos paleolíticos con restos de cerámicas en gran parte simbólica pero también utilitarias. En Europa cabe destacar los yacimientos del grupo de Moravia (República checa), Los yacimientos más representativos de este grupo son Predmostí, Pertkovia, Dolni Vestonice y Pavlov (donde se encontraron mas de 16.000 objetos cerámicos). Tienen una datación de entre 32.000 y 27.000 B.P. Se encuadran todos dentro de la misma tradición cultural, el tecnocomplejo Gravetiense, así como el yacimiento austriaco de Krens-Whactberg con una datación de 32.437 Cal B.P., que presenta una estrecha relación con el yacimiento de Pavlov.



En Rusia también tenemos objetos paleolíticos elaborados en cerámica como la Venus de Maina en el yacimiento al aire libre de Maininskaya (margen izquierdo del rio Yenesei, Siberia), datada por carbono 14 en 16.440± 170 B.P. Este yacimiento no puede relacionarse con la tradición cultural de los yacimientos centroeuropeos antes citados tanto por la distancia temporal y espacial, como por las diferencias técnicas observadas. La figura es de arcilla roja y mide 9,6 cm de altura. Otros sitios rusos con restos cerámicos son Zaraisk y Kostennki, este último con más de 400 fragmentos de posibles figuras. Ambos yacimientos se datan entre 24.000-18.000 B.P.

Venus de Maina

En África encontramos cerámica paleolítica en el yacimiento de Tamar Har (Argelia), en donde se documentó un fragmento que representaba un cuerno de animal. El yacimiento pertenece a la cultura iberomauritana. El fragmento está dotado entre 26.000-22.000 Cal B.P.

En el continente asiático, en China, se encuentran las cerámicas utilitarias más antiguas conocidas hasta el momento. En 2009 se publicó en la revista PNAS vasijas procedentes los yacimientos chinos de Miaoyan y Yuchanyuan datadas entre 17.200-16.300 Cal BP. Para momentos finales del Paleolítico superior se conocen algunos yacimientos rusos con escasos restos de cerámica utilitaria, pero lo más reseñable es la cerámica del periodo Jomon (Japón) datadas entre el 11.500-10.000 B.P.

Ceramica china

3 comentarios:

  1. Hace 11.000 años en Japón???? Me mató, voy a buscar este período Jomon en Japon, increíble!
    Y, como siempre, ¡gracias Iván!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. De nada Marta.
    La cerámica Jomon del Paleolítico es conocida hace tiempo y está en el límite final del Paleolítico. Es bastante bonita pero por las dataciones me parece más espectacular el caso chino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Paloma Carrillo de Albornoz27 de septiembre de 2013, 23:21

    Muchísimas gracias, me ha encantado.
    De igual manera, me gusta tanto la cerámica, que agradecería cualquier información sobre cualquier periodo.

    ResponderEliminar