jueves, 4 de abril de 2013

El hombre-bisonte de la cueva de El Castillo y otros “hechiceros” europeos del Paleolítico

Curso de Arte Paleolítico en la UBU. Totalmente online y por solo 90 euros.

La cueva de El Castillo es un enclave arqueológico localizado en el monte homónimo del pueblo de Puente Viesgo (Cantabria), que junto a otras cuevas con representaciones paleolíticas de la Cornisa Cantábrica fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, entre ellas emblemas como Tito Bustillo, La Garma o Altamira. En su entorno, en el mismo monte, se hallan enclavadas otras cuevas también con magníficas representaciones pleistocénicas como Las Monedas, Las Chimeneas o la Pasiega. El Castillo además de reunir en sus paredes-lienzos la esencia del mal llamado arte paleolítico tiene en su depósito arqueológico uno de los yacimientos más importantes de Europa del Paleolítico medio y superior, con una potencia estratigráfica impresionante.

Aunque poco conocido por el gran público el hombre-bisonte de El Castillo es una de las obras más singulares del Paleolítico. A nivel formal es una escultura en bajo relieve que no alcanza a ser de bulto redondo ya que está embebida en una estalagmita. La propia naturaleza comenzó el trabajo y fue la mente del hombre paleolítico quien adivino las formas en la propia roca y acabó configurando un antropomorfo con rasgos humanos y animales. En él se conjugan las tres técnicas fundamentales del Paleolítico: la escultura, el grabado y la pintura.

Calco hombre-bisonte (El Castillo)
Fotografía Hombre-bisonte (El Castillo)
 Aprovechando las caprichosas formas de la roca se configura una figura con cabeza y cuerpo de bisonte acabando en extremidades inferiores humanas, donde se puede apreciar con claridad la forma del pie humano. Se pueden observar en trazo negro los cuernos en la parte superior, aprovechando una concavidad natural se insinúa el ojo que para ser remarcado se han grabado trazos finos en su contorno. La jiba aprovecha una protuberancia natural de la roca, la cual ha sido resaltada por medio de la técnica del raspado. Aunque el estado actual del pigmento es bastante precario en origen toda la representación estuvo pigmentada de negro. Está representado en vertical con unas dimensiones de 73 cms de altura y variables en su anchura.

Su clasificación es problemática al no contar con dataciones directas. Esto hace necesario recurrir a comparaciones formales, basadas en criterios estilísticos en función de los cuales investigadores como el abate Breuil, Perelló o Leroi Gorham las clasificaron dentro del tecnocomplejo Magdaleniense, en el estilo IV de la clasificación tradicional propuesta por este último. Sin embargo, las avances en los sistemas de datación han puesto de manifiesto lo obsoleto de este tipo de clasificación. Si conjugamos la comparación estilística con las nuevas dataciones del arte es posible que el hombre-bisonte de El Castillo hubiese que encuadrarlo en uno de los tecnocomplejos antiguos del Paleolítico superior, el Auriñaciense, ya que esa es la datación de uno sus paralelos más claros, el antropomorfo de la cueva de Chauvet.

Figuras de hombre-bisonte en el contexto europeo

El tema de los antropomorfos dentro del la temática general del arte paleolítico es relativamente común aunque minoritaria tanto en las representaciones parietales como en el arte mobiliar. A su vez el tema de la figura humana, dentro del cual se encuentra el hombre-bisonte de El Castillo, admite varias subdivisiones, como figuras masculinas y figuras femeninas, retratos, manos en negativo y positivo, batracios...

A la hora de buscar paralelismos nos centraremos en la figura masculina y en el arte parietal (a pesar de ser una división totalmente artificial la separación del arte mueble) que es donde se encuentran los ejemplos más cercanos, obviando los demás subtemas, incluso los retratos masculinos del arte mobiliar del yacimiento francés de La Marche(Francia), Isturitz (Euskal Herria), Mas d´Azil (Francia). 

Siguiendo un criterio estricto no es posible hablar de representaciones masculinas en el arte parietal, no hay ninguna representación que sea la de un hombre, salvo el retrato de Mausoulas o el recientemente presentado de la Cueva de Ambrosio (Almeria). Aparece siempre animalizado, es decir, con rasgos propios del bestiario pleistocénico. Si embargo es posible reconocer la figura masculina por la presencia de dos características, representación en postura erguida y con el sexo erecto.

El paralelismo más evidente lo encontramos en la cueva de Chauvet tanto por la temática representada (un hombre-bisonte), como por las características formales y el soporte empleado. Nos encontramos ante una figura bípeda pintada con color negro y que reproduce algunas de las características que ya hemos observado en la cueva cántabra, cuerpo de bisonte (astas, jiba, cabeza) y extremidades humanas. La representación está asociada a otra en la cual se intuyen las piernas y el pubis de una Venus paleolítica, lo cual ha dado lugar a la interpretación de la escena de una relación de sexo. El bisonte han sido datado en 32.900 B.P, durante el tecnocomplejo Auriñaciense.

Hombre-bisonte (Chauvet)

Otras dos representaciones de hombre-bisonte se localizan en la cueva de Les Trois-Fréres, uno de ellos es el famoso brujo en que se representa una figura con cabeza y cuerpo de bisonte y extremidades humanas que está tocando una flauta. Parece estar dentro de una escena en que iría guiando a una manada de animales. Existe en la cueva una segunda figura masculina bestializada con rasgos de bisonte, en esta ocasión se representa aislada y con la cabeza girada hacia atrás. En ambas observamos las características definitorias señaladas anteriormente, bipedismo y sexo marcado. Aunque en el primer caso la interpretación como figura masculina me genera algunas dudas ya que la presencia del sexo puede verse como parte de la barriga.

Calco "brujo de la flauta" (Trois Frères)

Antropomorfos con rasgos de otros animales

Dejando atrás la figura del hombre-bisonte encontramos otras representaciones de la figura masculina que siguen los mismos patrones descritos pero introduciendo variaciones en la temática representada. Uno de esos ejemplos se encuentran en la misma cueva de la dos figuras anteriores, en este caso las extremidades humanas se hallan asociadas a una cabeza de búho o una lechuza, cornamenta de cérvido y una cola de caballo. La posición erguida no es plena, lo cual sugiere la representación de algún tipo de danza. La representación del sexo masculino aparece entre las piernas pero en la parte posterior (lo cual siembra ciertas dudas). La técnica empleada es la pintura negra, bastante degradada en la actualidad. Hay que señalar que en la fotografía no se observa la cornamenta representada en el calco del Abate Breuil.

Calco de Breuil (Trois Freres)
Fotografia del calco


Las tres figuras de la cueva de Trois Frères se han clasificado dentro del Magdaleniense medio por criterios estilísticos (con la prudencia necesaria por las causas ya comentadas).




El hombre-uro de Gabillou es una variación de temática análoga: extremidades humanas en las que se observa claramente la forma del pie humano asociadas a rabo, cabeza y astas de uro. La posición también es erguida aunque con las piernas ligeramente flexionadas, lo cual nuevamente ha sido interpretado como una posición danzante. Nuevamente nos encontramos su atribución al género masculino por la presencia de un supuesto sexo erecto que genera dudas pero resulta aceptable. La técnica utilizada es el grabado profundo.

Calco de Gabillou
 Brujo de Gabillou

Existen otras representaciones masculinas como en el caso de Altamira o Lascaux donde se asocían a cabezas de aves, con las características habituales de posición erguida y sexo destacado, así como otros casos discutidos como los casos de Los Casares y Hornos de la Peña pero que en mi opinión se asimilan más a batracios. Del mismo modo considero que las tres representaciones antropomorficas de la cueva de Las Monedas (en el mismo monte Castillo) no presentan los suficientes rasgos definitorios para clasificar las representaciones como figuras masculinas, a pesar de que han sido interpretadas como hechiceros, reflejando una vez más la ideología masculina dominante. 

Antropomorfo de La Pasiega




















Deliberadamente omito en este artículo la comparación con una de las piezas de arte mueble más famosas, la figura leontecéfala conocido como Hombre-León de Hohlenstein, ya que aunque presenta paralelismos evidentes con las anteriores representaciones en cuanto a la bestizalización de la figura humana en mi opinión su atribución al género masculino sólo es explicable a partir de un androcentrismo más o menos consciente. El análisis de sus rasgos formales invitan más a interpretar la pieza como la Mujer-León de Hohlenstein a partir de la presencia de un evidente triángulo púbico y la ausencia de la característica melena de los leones. Pero esto es parte de otro artículo.

Interpretación

A lo largo de la historiografía podemos encontrar numerosas interpretaciones que relaciona estas figuras antropomorfas con chamanes, brujos o hechiceros, destacando los trabajos del investigador francés Jean Clottes. En algunos casos estas teorías se basa en comparaciones etnográficas que requieren cierta prudencia al comparar las sociedades chamánicas actuales con las sociedades de cazadores-recolectores del Paleolítico superior. Resulta difícil de aceptar que esas sociedades no hubiesen evolucionado nada en más de 40.000 años. También parece criticable que este tipo de representaciones se asocie siempre a cuestiones religiosas, despreciando los aspectos lúdicos que se pueden observar en las representaciones como la música, la danza o por qué no los disfraces de animales. Otro aspecto que silencian estas teorías es la participación de la mujer, atribuyendo la práctica de ritos a chamanes o brujos en masculino, obviando la presencia de representaciones femeninas igualmente animalizadas con rasgos del bestiario paleolítico.


29 comentarios:

  1. Es un artículo muy interesante (no sabía del hombre-bisonte éste, la verdad) y puede que tengas razón en que no hay elementos claros para decidir si "los hechiceros" son hombres o mujeres. Pero en el caso de Hohlestein yo no veo ningún triángulo púbico, ni curvas femeninas ni pechos. El triángulo que tiene (foto) cuelga bien debajo de las ingles y llega casi a las rodillas, por lo que yo lo interpretaría como un taparrabos o incluso como una insinuación de un pene bastante grande. Cabría pensar en una interpretación femenina sólo porque carece de melena pero recientemente, gracias a los dibujos tan realistas de la Grôte Chauvet (Ardecha, Occitania), se ha sabido con certeza más que razonable que el león de las cavernas macho no tenía melena.

    Respecto a lo que dices de ausencia de representaciones masculinas, no podemos ignorar los retratos de La Marche (también en la prolífica región de Ardecha), que son grabados en el suelo (lo que yo sí consideraría arte parietal a no ser que queramos inventar una nueva categoría), claramente representan rostros masculinos al menos en parte (los calvos y barbudos difícilmente pueden ser mujeres).

    Respecto al hecho de que la mayoría de l*s hechicer*s son bisontes, quizá cabe mencionar que parecería que el símbolo del bisonte domina mucho en el Magdaleniense, al menos en la franja Cantábrica, mientras que en el Auriñacense y Gravetense por contra dominan las ciervas → artículo en inglés, estudio original en castellano. Imagino que tendría un significado religioso profundo y que, como ocurre en partes de África Occidental pero seguramente también en los carnavales arcaicos vascos y sardos, los hechiceros o iniciados asumirían el papel del dios o espíritu dentro de una convención social que admite la idea de posesión trascendente de carácter espiritual (aunque todo el mundo sabe, o no, que el dios está encarnado por un hombre, no deja de ser un dios mientras el ritual acontece - es un poco como Papá Noel y los padres, o la hostia consagrada que no es más que un trozo de galleta barata: se sabe pero no se quiere saber, es cuestión de fe y convención social).

    ResponderEliminar
  2. Hola Maju, gracias por comentar en el blog.

    Creo que no nos vamos a poner de acuerdo en la interpretación que hacemos de la figurilla alemana leontecéfala. Bien sabes que la proporción no es elemento significativo en el arte paleolítico, podemos encontrar infinidad de ejemplos en que las diferentes partes de la representación no guardan una proporción lógica entre ellas. Tú mismo planteas que puede ser un pene bastante grande, sin embargo la forma triangular en mi opinión descarta esta posibilidad. De igual modo un pubis bastante desproporcionado aparece en la venus citada en el texto. Es más, dentro del triangulo grande veo que conserva una parte que pudo representar el vello púbico. La ausencia de pechos femeninos y de curvas desde luego no descarta que sea una mujer. En primer lugar porque los paralelos existentes comprobamos que en este tipo de representaciones la cabeza y el tronco suele corresponder con las partes del animal representadas y suelen ser las extremidades las que se corresponden con la humanidad de la figura, cosa que encaja perfectamente con el cuerpo de la figura. Además, tenemos en el arte paleolítico representaciones claramente femeninas donde la figura femenina es representada sin pechos como el precoito de Les Combarelles por poner uno de los muchos ejemplos. Conozco la argumentación de las figuras de Chauvet y no me resulta convincente.

    De todas formas te has adelantado a un próximo post sobre la figura femenina representada con rasgos animalizantes, similar a este.

    Sobre el criterio final de cómo se decide si una figura es femenina o masculina si no hay un criterio claro (la mayoría de los casos) te lo digo ya: el machismo que impregna las sociedades modernas. Ya sé por lo que te he leído que no es el caso.

    Sobre La Marche no los ignoro, sino que considero arte mobiliar. Siento tb no estar de acuerdo en esto pero si no estoy equivocado los grabados fueron hechos sobre losetas de caliza que fueron utilizadas como suelo, es decir, objetos móviles, que se pueden desplazar. No sé por donde ves el arte ruprestre. Salvo que yo desconozca que se hayan caído de las paredes. Si es así, ya te digo q desconocía el dato.

    Las explicaciones religiosas para todo lo q nos resulta inaccesible su conocimiento profundo me resultan un poco forzadas. En mi opinión hay que buscar razones materiales.

    En Cantabria se siguen celebrando esos mismos carnavales vascos, aquí se llaman vejanera y andruidos....el salto entre sus sociedades de origen y las paleolíticas se me antoja muy grande como para no tomar cierta distancia en las comparaciones.

    un saludo Maju

    ResponderEliminar
  3. Puede que los dibujos de La Marche estén sobre losetas, no estaba seguro y cuando miré el link decía que sobre el suelo. En cualquier caso "rupestre" significa "en roca" (Lat. rupes) por lo que siguen siendo arte rupestre, que no es exactamente lo mismo que arte parietal (de pared). Sea lo que sea está claro que hombres sí se imaginaron en el arte paleolítico, lo mismo que mujeres. Además tenemos el caso del "hombre pájaro" ese que mata un bisonte con cara de mala leche de Lascaux, cuyo pene es muy evidente. Quizá quieras argumentar que no es un hombre senso stricto sino un espíritu masculino pero creo que da igual.

    Respecto a la ausente (o a lo sumo muy escasa) melena de los leones macho de las cavernas, lo mejor que he encontrado es ésto:

    "Taken together the drawings reveal that P. atrox was social but that males lacked the manes of modern lions".

    "... el machismo que impregna las sociedades modernas".

    Sí, por supuesto, pero eso sólo es un argumento en los casos en que no hay ningún elemento de juicio (se usa "hombre" por defecto y se imaginan hombres por defecto, ya sé). En el caso del hombre león, para mí el triángulo no tiene nada de púbico (tendría que estar más arriba) y parecería en cambio un taparrabos que llega casi a la rodilla. Por lo demás el cuerpo, bastante bien proporcionado, no tiene ningún rasgo femenino en absoluto.

    "En Cantabria se siguen celebrando esos mismos carnavales vascos, aquí se llaman vejanera y andruidos..."

    No sabía: muy interesante.

    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "... el salto entre sus sociedades de origen y las paleolíticas se me antoja muy grande como para no tomar cierta distancia en las comparaciones".

      Hombre, tenemos una persona que se viste de animal, animal que sabemos en el caso del bisonte que tiene una presencia muy desproporcionada en el arte con respecto a los restos reales y que por tanto cabe entender, con lógica muy consistente, que tenía algún significado totémico/religioso para estas gentes del Magdaleniense. Estas transformaciones son representadas, por lo que cuentas, abundantemente en las cuevas, a veces contando historias de posible significado trascendente. Para mí está muy claro: es un ritual de tipo espiritual, religioso, chamanístico... como prefieras llamarlo.

      Es cierto que saltar a los carnavales y akelarres desde ahí es un poco arriesgado pero también es cierto que hay elementos icónicos, en particular los cuernos, sean de bisonte o reno en el Paleolítico... o de cabra, toro o ciervo en el Neolítico (senso lato) que se antojan similares. Luego el Cristianismo los transformará en atributos satánicos como sabemos, pero el caso es que todas esas expresiones espirituales corresponden a la misma región etno-cultural: Eurasia Occidental y, por tanto, no es irrazonable que puedan en esencia corresponderse.

      Además hay que ser un poco antropológico y todos los pueblos tienen sus leyendas y, si no siempre a menudo sí, sus expresiones espirituales, cuya naturaleza es muy debatible pero casi cualquiera que se haya comido un tripi o incluso fumado algunos porros entiende perfectamente: la atribución irracional (intuitiva, no lógica) pero para nada irrazonable (perfectamente inteligible, eficiente a su manera) de cierto tipo de espiritualidad (imaginaria si quieres, pero en cierto modo real) al entorno, dentro de un contexto cultural-mítico determinado. Eso, drogas incluidas, nos guste o no, es parte del ser humano normal pre-judeo-cristiano-musulmán y pre-racionalista, sea paleo- o neolítico.

      Y es eso sin duda lo que representaron, al menos a veces, de forma tan vivaz en el arte paleolítico, sea rupestre, parietal, portable o intangible (danzas, leyendas, etc.)

      Cuando vamos a Australia y preguntamos a los aborígenes por el significado de sus pinturas, ellos lo tienen muy claro es El Sueño (es decir: el mito), que es diferente en detalle para cada tribu e incluso individuo pero que tiene una realidad muy intensa por muy imaginaria que sea. Son o han sido hasta fecha muy reciente cazadores-recolectores puros pero eso no impide para nada que tengan una mitología riquísima, que en muchos casos al menos coincide con la evidencia arqueológica, es decir: es bastante fiel a la realidad histórica (historia oral aunque mitificada).

      Ellos (y ellas) se lo toman muy en serio en cualquier caso.

      Eliminar
    2. Te agradezco la lecciones de arqueología y filología clásica. Tendré que volver a la facultad a matricularme de arte paleolítico y latín porque no me debieron quedar muy claras.

      Pero vamos a la cuestión para ir cerrando temas y no hacer debates absurdos e interminables.

      Sobre la cuestión del yacimiento de La Marche:

      El tema es de manual de primero de carrera: Los retratos de este yacimiento están en losetas de calizas utilizadas como suelo, totalmente desplazables y de hecho desplazadas tanto para ser grabadas como colocadas en el suelo. Su adscripción al arte mueble no admite ni siquiera discusión.

      Te paso un enlace al manual de arte prehistórico de Sanchidrian. Tema 9 Temas mobiliares Pag. 106 y 107 para que veas como se clasifican los retratos de La Marche como arte mueble.

      http://books.google.es/books?id=yXikpXO79vkC&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

      Pero vamos, con tu planteamiento has mandado al arte rupestre a “emblemas” del arte mobiliar como las plaquetas de Parpalló.

      Me decías en el primer comentario “que son grabados en el suelo (lo que yo sí consideraría arte parietal a no ser que queramos inventar una nueva categoría)”. Visto lo visto, te veo todas las intenciones de hacerlo. Me encanta la ironia pero hay utilizarla con prudencia no vaya a volverse en contra.

      En el segundo comentario rectificaste y buscándole una salida decías “Puede que los dibujos de La Marche estén sobre losetas, no estaba seguro y cuando miré el link decía que sobre el suelo. En cualquier caso "rupestre" significa "en roca" (Lat. rupes) por lo que siguen siendo arte rupestre, que no es exactamente lo mismo que arte parietal (de pared).”

      A esto te respondo que quien calificó de arte parietal fuiste tú para luego cambiar a rupestre. Pues bien, ni lo uno ni lo otro como ha quedado meridianamente claro anteriormente. Es arte mobiliar como bien he mantenido en el post. Por cierto, gracias por aclararme que parietal viene de pared :).

      Eliminar

    3. Es mas, te copio y pego mi párrafo del texto “A la hora de buscar paralelismos nos centraremos en la figura masculina y en el arte parietal (a pesar de ser una división totalmente artificial la separación del arte mueble) que es donde se encuentran los ejemplos más cercanos, obviando los demás subtemas, incluso los retratos masculinos del arte mobiliar del yacimiento francés de La Marche(Francia), Isturitz (Euskadi), Mas d´Azil (Francia) o el recientemente presentado de la Cueva de Ambrosio (Almeria).” Queda claro en este texto que yo hablo de arte parietal no de rupestre con lo que tu argumento del segundo comentario queda sin sentido (eso sin entrar a discutir esa supuesta dicotomia insalvable entre parietal y rupestre, ya que el segundo incluye al primero....y muchas veces se usan como sinónimos).

      Acabas el párrafo con “Además tenemos el caso del "hombre pájaro" ese que mata un bisonte con cara de mala leche de Lascaux, cuyo pene es muy evidente. Quizá quieras argumentar que no es un hombre senso stricto sino un espíritu masculino pero creo que da igual.”

      En primer lugar el texto habla de antropomorfos en los que se puede reconocer la figura humana y en segundo lugar ese hombre pájaro se cita en el texto como puedes comprobar y se incluye su foto.

      Ademas, no es que ahora quiera argumentar q esa figura no es un hombre de forma estricta sino que ya lo hago en el texto como puedes comprobar en el estracto “Siguiendo un criterio estricto no es posible hablar de representaciones masculinas en el arte parietal, no hay ninguna representación que sea la de un hombre, salvo el retrato de Mausoulas (Grecia). Aparece siempre animalizado, es decir, con rasgos propios del bestiario pleistocénico. Si embargo es posible reconocer la figura masculina por la presencia de dos características, representación en postura erguida y con el sexo erecto.”. En este mismo texto se entiende perfectamente que una vez que señalo que la figura masculina como tal no esta presente en el arte parietal también incluyo como figura masculina los antropomorfos con rasgos animales que tu señalas y que junto a otros están en el articulo.

      No hace falta que pongas en mi boca cosas que yo nunca diría tales como “el espíritu del hombre”, yo no trabajo con creencias y suposiciones...yo trabajo con las pruebas palpables...un cuerpo esquemático de ser humano con cabeza de ave...es un antropomorfo, punto. Lo que el ser humano simbolizaba ni tu ni yo lo sabemos....no entro en especulaciones de ese tipo. Es mas lo poco seguro que sabemos sobre el significado de eso q mal llamamos arte paleolitico no nos habla de aspectos religiosos o espirituales sino de matematicas y calendarios. Te dejo un enlace sobre el tema.

      Con todo el cariño quiero decirte una cosa, es mas fácil reconocer un pequeño error, por fallo de memoria que buscar tres patas al gato y liarte mas. La critica es libre pero si la haces, hazla con rigor y si no estás seguro haces la comprobacion necesaria antes porque este blog lo lee mucha gente que confía en el rigor de la información y lo leen medios también para los que hago artículos de forma profesional y eso repercute en mi imagen.

      Eliminar
    4. He dicho muy claro que en el primer momento no sabía bien si eran losas móbiles o grabados directamente sobre el suelo duro. Es arte mobiliar? Estupendo: no deja de ser arte y por tanto relevante. No creo que tenga ninguna importancia el formato, honestamente.

      Es mas, te copio y pego mi párrafo del texto “A la hora de buscar paralelismos nos centraremos en la figura masculina y en el arte parietal (a pesar de ser una división totalmente artificial la separación del arte mueble) que es donde se encuentran los ejemplos más cercanos, obviando los demás subtemas, incluso los retratos masculinos del arte mobiliar del yacimiento francés de La Marche(Francia), Isturitz (Euskadi), Mas d´Azil (Francia) o el recientemente presentado de la Cueva de Ambrosio (Almeria).”

      Vale, mis disculpas. Me lo he saltado (suelo leer muy rápido, a veces para mal). De hecho soy totalmente ignorante de casi todos los ejemplos que mencionas.

      De todas formas insisto que es un argumento que no me parece que tenga mucho sentido ni relevancia. Qué más da si el arte se expresa en este u otro formato? Me parece una distinción puramente formal de intencionalidad y utilidad poco claras.

      "Ademas, no es que ahora quiera argumentar q esa figura no es un hombre de forma estricta"...

      Eso es una interpretación. A mí me parece un hombre que muere en lucha con un bisonte, que a su vez está herido de muerte por la lanza que le ha abierto las entrañas.

      No me parece que tenga ningún rasgo animal (lo del "hombre pájaro" es una interpretación clásica más basada en el ave-cetro que se encuentra bajo la figura que en el hombre mismo, que no tiene ningún rasgo aviar), sin embargo sí que está muy esquematizado.

      "un cuerpo esquemático de ser humano con cabeza de ave..."

      No hay ninguna cabeza de ave ahí: eso es una interpretación de la cabeza pequeña y la gran nariz. Hay un ave dibujada justo debajo y no se parecen en nada, uno diría que si el autor quisiera implicar un ave, lo habría hecho de forma muchísimo más clara.

      Ahí estás siendo interpretativo, no objetivo.

      "La critica es libre pero si la haces, hazla con rigor y si no estás seguro haces la comprobacion necesaria antes porque este blog lo lee mucha gente que confía en el rigor de la información y lo leen medios también para los que hago artículos de forma profesional y eso repercute en mi imagen".

      Lo más que puedo hacer es ser sincero. No veo por qué tienes que ponerte a la defensiva. Puede que a ti lo que te preocupe sea tu imagen profesional pero no es algo que a mi ni a nadie más nos deba preocupar en demasía: la ciencia no es un producto comercial sino un método de conocimiento.

      Estamos en desacuerdo, pues vale. Respeto.

      Eliminar
    5. "He dicho muy claro que en el primer momento no sabía bien si eran losas móbiles o grabados directamente sobre el suelo duro. Es arte mobiliar? Estupendo: no deja de ser arte y por tanto relevante. No creo que tenga ninguna importancia el formato, honestamente."

      Si no das importancia al formato y a la clasificación por qué señalaste que no estaba bien clasificado como arte mobiliar? por qué insististe en el mismo error a pesar de haberte respondido que te estabas equivocado?, incluso haciendo comentarios prepotentes. ¿Acaso ha dejado de tener ìmportancia luna vez que has quedado en evidencia?

      ""Ademas, no es que ahora quiera argumentar q esa figura no es un hombre de forma estricta"..."

      Sacas de contexto esa frase mía para contestar lo q te conviene. Cuando esa frase lo q único es, es una respuesta a la afirmación tuya en un comentario de "Además tenemos el caso del "hombre pájaro" ese que mata un bisonte con cara de mala leche de Lascaux, cuyo pene es muy evidente. Quizá quieras argumentar que no es un hombre senso stricto sino un espíritu masculino pero creo que da igual." y contestas lo siguiente:

      "Eso es una interpretación. A mí me parece un hombre que muere en lucha con un bisonte, que a su vez está herido de muerte por la lanza que le ha abierto las entrañas.
      No me parece que tenga ningún rasgo animal (lo del "hombre pájaro" es una interpretación clásica más basada en el ave-cetro que se encuentra bajo la figura que en el hombre mismo, que no tiene ningún rasgo aviar), sin embargo sí que está muy esquematizado."

      El problema aquí es el mismo que ha liado todo: que no te has leído el artículo y has contestado lo que te ha dado la real gana o bien como tú mismo dices has leído mal porque lees rápido. Pues bien lo único que puedo serte es muy sincero, ese no es mi problema ni me lo cuentes, si no sabes leer correctamente, aprendes.

      Para mi que este párrafo tuyo y el que te pegado anteriormente son contradictoríos. En el primer párrafo asumes claramente que es un antropomorfo con rasgos animales cuando dices “Quizá quieras argumentar que no es un hombre senso stricto sino un espíritu masculino pero creo que da igual." y sus rasgos de ave al referirte a la figura como “hombre-pájaro”. Luego, en el momento que conviene todo eso se queda en borrajas.

      Pero es más, como no te has enterado ni de la mitad del texto, dices que no soy objetivo y q interpreto una figura de hombre-pájaro. Joder, claro que interpreto como intrepretamos cualquier figura representada, que memez...pero que no soy objetivo se cae por su peso. Si te hubieses leído el texto sabrías que en el mismo se recogen las dudas sobre su interpretación, te copio y pego esa parte “Existen otras representaciones masculinas como en el caso de Altamira o Lascaux donde se asocian a cabezas de aves, con las características habituales de posición erguida y sexo destacado, así como otros casos discutidos”. Es absolutamente claro que soy objetivo al señalar que existen dudas sobre ellos.

      Eliminar

    6. Para acabar, no tiene ningún sentido lo que planteas. ¿a dónde quieres llegar? A que hay una representación humana en el arte parietal? Imaginemos que sí, q es el caso de tu querido ex-hombre pez... si realmente hubieses leído el texto te darías cuenta de la gilipollez a la q quieres llegar para solucionar una metida de pata inicial. El texto dice “Siguiendo un criterio estricto no es posible hablar de representaciones masculinas en el arte parietal, no hay ninguna representación que sea la de un hombre, salvo el retrato de Mausoulas (Grecia)”. Bien, en primer lugar el hombre-pájaro es una esquematización por lo que siendo estricto...pero no lo seamos, admitamos q lo es, el texto señala que hay excepciones...con lo cual se cae por su peso.

      Lo más que puedo hacer es ser sincero. No veo por qué tienes que ponerte a la defensiva. Puede que a ti lo que te preocupe sea tu imagen profesional pero no es algo que a mi ni a nadie más nos deba preocupar en demasía: la ciencia no es un producto comercial sino un método de conocimiento. 

      Lo que te preocupe o no me da exactamente igual pero que lo vas a respetar vete asumiéndolo como que un día de vas a morir. Es tan sencillo como cerrarte el grifo.

      El problema no es lo que opines o no opines que tu sabrás, el problema es tu comportamiento de troll, criticando un texto que no has leído bien, diciendo q había cosas incorrectas sin hacer ninguna comprobación y encima usar un lenguaje chulesco y prepotente y cuando quedas en evidencia no das tu brazo a tocer y buscas mil salidas. Me da exactamente igual como seas, si quieres participar en el blog lo vas a hacer desde el respeto y el rigor. Y eso no tiene debate. Si en la próxima respuesta continúa tu actitud de troll será borrada y no aparecerán más comentarios tuyos. Si recapacitas y vuelves a hacer comentarios que aporten cosas como en el caso de los anzuelos el blog estará abierto para ti.

      Eliminar
    7. Se le conoce como "hombre pájaro" en la literatura, lo mismo que al tipo de los cuerno de reno se le conoce como "el hechicero de Trois Fréres". Eso no quiere decir que ninguno de los significados implicados por esos nombres arbitrarios sean correctos. A mí no me parece un pájaro lo mire como lo mire, aunque es cierto que la cabeza está muy poco definida, lo que puede dar lugar a todo tipo de interpretaciones.

      ... "el texto señala que hay excepciones...con lo cual se cae por su peso".

      Pues vale.

      "¿a dónde quieres llegar?"

      A ninguna parte: sólo apuntaba eso: que no se puede decir que no haya representaciones de hombres.

      "No veo por qué tienes que ponerte a la defensiva".

      No creo que me pusiera a la defensiva aunque es posible que haya sido inconsistente en mi argumentación sobre el tema de La Marche (y sólo ese tema). Reconozco que algunas cosas que he dicho no eran consistentes entre sí en este aspecto.

      "Lo que te preocupe o no me da exactamente igual pero que lo vas a respetar vete asumiéndolo como que un día de vas a morir. Es tan sencillo como cerrarte el grifo".

      Si a mí me da igual. Cómo si a mí se me hubiera perdido aquí otra cosa que la sana curiosidad. Lo que siento es que me estás atacando y por tanto creo que será mejor que me abstenga yo mismo por voluntad propia a partir de este mismo instante de volver.

      Que te vaya bonito.

      Eliminar
    8. Es el mensaje más lógico que has escrito en este artículo, aunque vuelves a veces en lo mismo.

      Si el problema ha venido por el tema "La Marche" y por el tono de tus comentarios, que en el contexto, resulta ofensivo y reconoces la inconsistencia de tu posición, está todo dicho con eso.

      Del resto de tus interpretaciones no tengo nada q decir, las comparta o no. Son bienvenidas aunque argumente en contra.

      "... "el texto señala que hay excepciones...con lo cual se cae por su peso".

      Pues vale.

      "¿a dónde quieres llegar?"

      A ninguna parte: sólo apuntaba eso: que no se puede decir que no haya representaciones de hombres."

      Volvemos a caer en lo mismo Maju. No me puedes decir "que no se puede decir que no haya representaciones de hombres", porque eso denota no haber leído el texto, con el agravante de q te copio y pego esa parte del texto y dices pues vale y vuelves a lo mismo. Es más, el texto dice q ignoramos las representaciones del arte mobiliar para centrarnos en los paralelos claros.

      Volver o no volver a comentar en el blog es cosa tuya. Siempre q sea con rigor y sin comentarios ofensivos serás bien bienvenido y de hecho te invito a hacerlo porque creo que puedes aportar cosas.

      Te sientes incómodo cuando se te responde en el mismo tono que tú utilizaste en el primer y segundo de tus comentarios...pues bien, en lugar de buscar culpas en los demás, piensa que tú lo has provocado y que si haces comentarios afilados lo normal es que se responda igual.

      Para acabar la polémica: te invito si lo deseas a q debatamos sobre si es león o leona, o sobre tul interpretacìón religiosa del arte, claro está, sin ser ofensivos.

      Si no, pues como tú dices, que te vaya bonito

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Buen artículo el que has realizado, a pesar de ser un tema muy poco tratado y estudiado, por lo que es muy fácil que genere polémica. Esto, sino se llega a discusiones bizantinas, es bueno para la Arqueología pues nos obliga a contrastar pareceres diferentes (tesis, antítesis) y llegar a conclusiones más avanzadas (síntesis). Precisamente estoy realizando un trabajo sobre su posible significado dentro de la Arqueología cognitiva, pero aún está poco desarrollado.
    Los antropomorfos con representación de bestia y humanos (teriántropos o teriomorfos) son muchas veces muy difíciles de catalogar. Existe una importante dificultad en su identificación y separación con los antropomorfos (figuras humanas no bestializadas). El problema de identificación aparece por la difícil interpretación y diferenciación que existe en algunas de estas representaciones gráficas con un acabado gráfico con muy poca definición, extraño y/o aberrante. Muchas veces su interpretación es muy subjetiva, pues frecuentemente no hay criterios suficientes para poder distinguir si se trata de una autentica mezcla de animal-humano o corresponde a un antropomorfo realizado con poca definición o rasgos raros. Naturalmente se hace lo que se puede, pero la subjetividad inconsciente lastra nuestro trabajo. Hacer una lista de teriántropos correcta es una tarea muy difícil y con un componente de error imposible de calibrar.
    Ya conoces mi opinión sobre las correlaciones etnográficas con el pasado. Son dos mundos totalmente separados, el paleolítico estaría comenzando su camino del simbolismo complejo asociado a ideas espirituales y posteriormente religiosas, y los actuales llevan (como bien dices) 40.000 años de evolución. Los inicios, aunque tengan formas parecidas, nunca son iguales en el fondo a las conductas muy elaboradas.
    Sobre la clasificación de parietal y mobiliar no deja de ser clasificaciones actuales orientadas por una aparente diferenciación en su fin y utilidad. Paro las clasificaciones llevadas al extremo puede conllevar errores. Así, no se pueden asimilar a una misma función a las figuras alemanas del Auriñaciense con las representaciones teriomorfas realizadas en útiles del Magdaleniense, ambas son mobiliares pero hay indicios lógicos y arqueológicos (contextos culturales y cognitivos diferentes) que pueden indicar finalidades distintas, aunque con posibles puntos de relación común.
    La subjetividad siempre está presente, por eso la divulgación de los datos, expresados con todas las dudas que nos presentan es la mejor manera de plantear el problema. En este sentido es por lo que me gusta tu trabajo. La interpretación es mucho más compleja, y como ya sabes lo estoy intentando por los métodos interdisciplinarios que he aplicado a la Arqueología cognitiva (Estructuralismo funcional).
    En este contexto, en colaboración con el profesor de la UNED Mario Menéndez, he realizado un trabajo (Las conductas simbólicas en el Paleolítico. Un intento de comprensión y análisis desde el estructuralismo funcional) que estaría a punto de salir publicado en la revista Espacio, Tiempo y Forma) donde se intenta comprender el proceso de creación y desarrollo del simbolismo (adornos, enterramientos, manifestaciones gráficas, conductas, etc.) en las poblaciones europeas que desarrollaron el Paleolítico superior. En él se pueden leer varias de los problemas que se han planteado en tu artículo y la discusión con Maju, sobre temas espirituales, religiosos, aunque sobre este tema también tengo algo escrito en mi blog (http://arqueologiacognitiva.blogspot.com.es/2010/08/conductas-espirituales-y-religiosas.html).
    Espero a tu nuevo artículo sobre la figura femenina representada con rasgos animalizantes, pues seguro que será interesante.

    Un cordial saludo de:
    Ángel Rivera

    ResponderEliminar
  6. Por cierto la figura del hombre-bisonte que mencionas de la cueva El Castillo la he visitado esta semana santa, y me causó una grata impresión, lo mismo que la mano aislada de una antigüedad tan grande. Puede que ambas figuras tengan alguna relación con el inicio de las manifestaciones gráficas en el interior de las cuevas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magníficas cuevas, hay una palabra: impresionante. Podíamos haber tomado un café, otra vez será.

      Eliminar
  7. Hola Ángel

    sabéis los que me leéis que yo estoy abierto a las críticas y a la opinión diferida, pero no admito que esa crítica adquiera tonos fuera de lugar y encima se descalifique un trabajo por aspectos que no son ciertos.

    Es cierto que nuestra disciplina se lastra en parte por la subjetividad, en muchos casos inevitable. Cualquiera que lea mis artículos pueden comprobar como intento evitarla en lo máximo posible. Sin embargo la polémica concreta de este artículo no está presa de esa subjetividad: losetas grabadas y utilizadas posteriormente como suelo se clasifica como arte mueble, igual que la representaciones gráficas hechas sobre cantos o plaquetas de los que hay cientos de ejemplos. Es con esta convención con la que se trabaja en arqueología, independientemente de que como expreso en el texto opine que la separación entre arte parietal y mueble es una subjetividad nuestra y no una realidad paleolítica, del mismo modo que como tú bien expresas no es lo mismo un arpón paleolítico que una Venus centroeuropea del complejo auriñaciense.
    Del resto de las críticas al texto no tengo nada que objetar, las entiendo perfectamente aunque no las comparta y así lo exprese.
    En mi opinión las comparaciones etnográficas tienen que ser utilizadas con prudencia como ya he expresado anteriormente a Maju. Creo que en algunos casos nos pueden dar pistas pero no se debe hacer correlaciones exactas con sociedades separadas más de 40.000 años porque eso supone pensar algo tan absurdo como que existen sociedades totalmente inmóviles. Eso si comparamos sociedades de cazadores recolectores primitivos y actuales. Cuando la comparación es de sociedades primitivas con celebraciones carnavalescas recogidas en la actualidad en sociedades desarrolladas, que además conozco de primera mano porque no sólo las he estudiado sino que las he vivido y participado de ellas desde niño y cuyo origen es el paganismo romano o a lo sumo preromano, como es el caso de la vejanera en Cantabria o los zarramacos vascos, con similitudes en la meseta, comprenderás que el argumento me resulte inconsistente. Pero esto sí que forma parte de un debate científico y saludable. Lo mismo ocurre con la interpretación de la figura leontocáfala.

    También creo que existe una excesiva tendencia a explicar el arte bajo parámetros espirituales y religiosos cuando abarca más de 30.000 años y aborda temáticas, soportes y técnicas tan variadas. Buscar una explicación unidireccional es un error. Además no creo factible que el ser humano paleolítico crease de forma inmediata a la explosión simbólica que supone el arte un mundo ideológico formado por mitos, espíritus o dioses. En mi opinión todo ese mundo se va concretando a medida que se desarrolla el paleolítico superior y toma forma ya de forma definitiva en la transición al neolítico. Por contra creo que el mundo que refleja el arte paleolítico tiene sus raíces en cuestiones más materiales que posteriormente dan lugar a desarrollos espírituales.

    un saludo Ángel

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con tu criterio de que no todas las manifestaciones gráficas tienen que ser espirituales o religiosas, si es que algunas manifestaciones gráficas puedan considerarse como religiosas en ese periodo. También opino que la explosión simbólica creasen dioses de golpe, todo lleva su tiempo. Creo que te interesaría leer el artículo que voy a publicar, pues habla precisamente de ello. Si estas interesado puedo mandarte una de las pruebas previas, dímelo si es así.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Sin duda que me interesa, estoy cansado de explicaciones simplistas. Te envío mi email en otro comentario y después lo borro.

    ResponderEliminar
  10. Hola,

    Normalmente no escribo en blogs, pero haré una excepción por dos motivos. 1)Trabajo en el estudio del arte paleolítico (algunos ya lo sabéis, puesto que en el primer comentario de Maju hay un enlace a uno de mis artículos en TP). 2) Además, curiosamente fue compañero de clase de Iván en un máster.

    Haré un breve apunte, ya que creo que os habéis liado en algunos puntos durante la discusión. En primer lugar, rotundamente SÍ hay un buen número de figuras masculinas, tanto en arte parietal como en mobiliar. Tan sólo en parietal se me ocurre Marsoulas (que por cierto está en el Pirineo francés, no en Grecia)pero también Combarelles, Ker de Massat, Altxerri (he trabajado en todas ellas, no hablo de oídas o por publicaciones)... Por otro lado, el hombre-león de Hohlenstein-Stadel es precisamente eso: una representación mixta, pero inequívocamente masculina (al menos para sus autores, y sus argumentos son convincentes, mirad los trabajos de Conard).

    Por otro lado, Maju, independientemente de la etimología de las palabras parietal y mobiliar, los investigadores en actividad gráfica paleolítica consideramos como mobiliar a aquel realizado sobre un soporte que permita ser transportado (independientemente de que sepamos que ese transporte nunca tuvo lugar), por contraposición al parietal o rupestre, en origen inamovible, pero que en ocasiones se ha podido desprender o fragmentar, a pesar de lo cual sigue considerandose rupestre, por sus características originales.

    Espero haber aportado algo,

    Un saludo,

    Aitor

    ResponderEliminar
  11. Hola Aitor de nuevo

    No sé si no me expresado en el texto con claridad y no se entiende bien lo que expreso o trato de expresar, pero excluyo las representaciones mobiliriares y señalo algunas figuras humanas presentes en el mismo sin ser exhaustivo.
    En lo referente a la figura humana masculina en el arte parietal empiezo diciendo en "sentido estricto" y creo q se entiende lo del "sentido estricto" porque sino sería contradictorio con el propio texto que habla de la figura masculina (antropomorfos) y señalo algunas excepciones. ¿qué hay alguna más? sí, podría haber indicado algún ejemplo más, el humano perseguido por un bisonte de Roc de Sers (Charente) o las representaciones de Italia pero eso no cambia el sentido del texto. Sinceramente creo que hablamos de lo mismo y damos vueltas a algo absurdo. No creo q del texto se pueda extraer en absoluto la negación de la representación masculina, sino de su representación en un sentido estricto.

    Bueno, Aitor, a ver si nos tropezamos por Santander algún día...

    ResponderEliminar
  12. Hola compañeros

    Muy interesante tanto la entrada como la discusión (aunque lamentablemente la pasión y el orgullo que a veces tenemos sobre ciertos temas nos lleve a la desaprobación personal, que en cualquier caso resta seriedad a nuestra disciplina)

    Solo quería comentar que hace unos años visité la cueva y nos mostraron la sombra que proyecta la estalagmita sobre la pared del fondo. Dicha sombra se une a unas patas de bisonte, que en conjunto con la misma forman de nuevo la figura de un bisonte erguido sobre sus patas traseras. Me pareció lo más sorprendente que he visto nunca en arte Paleolítico

    Un saludosaludo
    Felipe

    ResponderEliminar
  13. Yo tb la he visto y no es descriptible en palabras esas sensación.

    Un abrazo Felipe, me alegro de leerte por aquí

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  16. Acabamos de visitar la cueva del Castillo y tenía mucho interés en voler a ver al hombre bisonte, pero ya no lo enseñan. Me alegro de leer que es real y una obra de arte, y no sólo una formación natural de la cueva, como la guía nos ha dado a entender.

    ResponderEliminar