lunes, 22 de abril de 2013

El arte rupestre paleolítico australiano puede alcanzar los 60.000 años


Se ha publicado un estudio que plantea la posibilidad de que el arte rupestre de Australia tenga una datación cronológica máxima de hasta 60.000 B.P., concretamente el arte grabado sobre rocas en la Península de Murujuga (Burrup). El mismo ha aparecido en la revista científica Quaternary Science Reviews en su edición digital, firmado por el geólogo australiano Brad Pillans de la Universidad Nacional de Australia y el investigador Keith L. Fifield de la Escuela de Investigación de Física e Ingeniería de la Universidad Nacional de Australia.

La Península de Murujuga (Burrup), que forma parte del archipielago de Dampier, es una zona estratégica de la economía australiana con enormes reservas de gas y minerales a la vez de constituirse en tierra sagrada para los aborígenes australianos por la concentración absolutamente masiva de grabados rupestres. Estos superan el millón de representaciones en lo que es el mayor sitio con arte rupestre del mundo, una concentración inusitada. Esta dicotomia enfrentada entre los intereses económicos de la oligarquía australiana y las intenciones conservacionistas de los primigenios pobladores de Australia (concretamente el pueblo Yaburara) se manifiesta en un enfrentamiento en que rara vez triunfan las posiciones conservacionistas. De hecho, desde la década de 1960 la pérdida de este patrimonio (en vías de convertirse en Patrimonio de la Humanidad) alcanza cifras muy preocupantes ya que se ha destruido un 25%, principalmente por agentes contaminantes como la lluvia ácida provocada por la industria instalada en la península.


El estudio ha analizado las tasas de erosión de las rocas de la zona, la cual a partir de varios factores combinados como un clima seco y las características intrínseca de dureza de las rocas se ha establecido como una de las más bajas del mundo. En concreto, una erosión variable de menos de 0,2 mm cada 1000 años lo que permite a sus investigadores afirmar una posible edad de los grabados máxima de 60.000 B.P., pero no datan directamente los grabados, esta cifra expresa un potencial de conservación. De hecho, es una fecha descartable por el momento teniendo en cuenta otros datos indirectos del registro arqueológico como la llegada de HAM a Australia, establecida en torno a 45.000 B.P. en su horquilla más amplia. Esto hace inviable esa fecha. Los propios autores la descartan y establecen en base a una estimación una datación en 30.000 B.P. para una parte de los grabados, como método han utilizado la medición del Berrylium 10, un isótopo radiactivo que se acumula en la superficies de las rocas procedente de la radiación de las rocas. Sería de esta forma el arte paleolítico australiano más antiguo con una datación medianamente fiable.

                                    



La temática recogida es impresionantemente variada, va desde representaciones de rostros humanos a animales y temas geométricos, aparecen rostros sin bocas (los más antiguos), sonrisas espléndidas, ballenas, canguros, huellas de animales, pies humanos. La técnica empleada es el grabado profundo.

Cabe destacar también el arte rupestre de otros lugares de Australia como las representaciones rupestres de Bradshaw (región de Kimberley) cuyos investigadores (Roberts y Brooks, 2010) han propuesto una datación de 46.000 BP utilizando métodos indirectos como la extinción de la megafauna representada. Sin embargo, las dataciones obtenidas por C14 no van más allá de 17.000 B.P. De igual interés resultan las pinturas de Nawarla Gabarnmang datadas en 28.000 B.P.

No es cierto que la Península de Burrup tenga el arte más antiguo delmundo tal y como se ha divulgado.

Panel de Bradshaw

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada