miércoles, 16 de marzo de 2016

#Grabado #paleolítico: el pájaro de Cantalouette II: arte mobiliar al aire libre de hace 35.000 años (#Auriñaciense)

Un ave grabado y datado en uno de los periodos iniciales del Paleolítico superior ha sido documentado por un equipo de investigación internacional en el que se integra el arqueólogo Joseba Ríos, coparticipe (junto con Diego Gárate) de algunas de las últimas aportaciones más interesantes dentro de las representaciones gráficas del Paleolítico.

El estudio científico del grabado apareció publicado el pasado mes de diciembre en la revista Journal of Archaeological Science, y es en estos días cuando ha saltado de forma masiva a los medios de comunicación y redes sociales pero la noticia puede remontarse a septiembre de 2015 cuando el propio Joseba Ríos nos facilitaba las primeras noticias del hallazgo y algunas de las claves interpretativas a través de su blog. Aquí tenéis el enlace.

Básicamente estamos ante una representación de estilo naturalista en la que se puede interpretar de forma inapelable un pájaro con las alas extendidas. El grabado se documentó en el yacimiento al aire libre Cantalouette II en el suroeste de Francia, en los niveles arqueológicos atribuidos al periodo auriñàciense y para el que los investigadores proponen una horquilla de datación entre los 35.000 y 30.000 B.P. De entrada el descubrimiento se constituye en la representación gráfica más antigua documentada en un yacimiento al aire libre y en un elemento clave en el estudio de los orígenes de las representaciones gráficas  figurativas en Europa.

La figura representada: detalles e interpretación

En la figura representada se ha interpretado la presencia de paseriforme, o bien una perdiz o bien una cordoniz, y se encuentra clasificada dentro de una de las tres familias de aves documentadas en Francia durante el Auriñaciense hace 35.000 años.



Se puede observar las plumas y algunos detalles de la cabeza: un corto y puntiagudo pico, así como el ojo. El pecho viene representado por una línea casi recta. Las alas aparecen desplegadas, en posición de vuelo o al menos aleteo, con la presencia de una líneas paralelas en las que se ha querido ver unas simbólicas plumas. Una pequeña línea que se proyecta representa las patas o la cola. De forma global los investigadores proponen que el pájaro está en movimiento con la intención de beber, otra posibilidad es que se trate de un ritual de cortejo o bien que se trate del momento inicial del comienzo del vuelo.

Temática y técnica

Entre las aportaciones de este nuevo grabado cabe resaltar la innovación temática, la representación de aves son relativamente escasas durante todo el Paleolítico superior. Son más abundantes en soporte mueble que en soporte parietal. Las representaciones gráficas de aves sobre soporte mueble durante el Auriñaciense son casi inexistentes y se constata un aumento en su representación a medida que se avanza hacia fases finales como el Magdaleniense. En el caso que nos ocupa podemos hablar una representación naturalista en la que han cuidado muchos los detalles, hecho diferencial con otras representaciones de aves en las cuales cuesta localizar detalles. Por contextualizar el tema en un repaso escaso debemos señalar algunas aves documentadas en el arte parietal: la lechuza de Chaveut o Le Portel, el protomo de ave de El Pendo con su discutida interpretación como pinguino o la cabeza de pájaro de Church Hole (Inglaterra) y en el arte mueble los bultos redondos de El Buxu (Solutrense), las plaquetas de Parpalló con un pato y una perdiz (Magdaleniense).

A nivel técnico su ejecución también resulta innovadora, fue grabado sobre un fragmento de silex empleándose así mismo otras herramientras de silex con las que se procedió a la extracción del material sobrante para conformar un relieve hundido (muy poco habitual) que da forma al pájaro penetrando en la piedra.

Contexto arqueológico

Resulta muy interesante reparar el singular contexto en que fue localizado, concretamente el yacimiento es un taller de sílex, por la información que aporta. La pieza fue elaborada in situ e inmediatamente fue abandonado y desechado, de lo que se puede colegir que fue un arte de entretenimiento, para pasar el rato, una representación efímera que nos habla de un comportamiento que no había sido documentadas en períodos tan remotos como el Auriñaciense y desvinculado de las tradicionales interpretaciones del arte paleolítico con un fondo trascendente y destinado a la perduración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada